sábado, marzo 12, 2011

Un año de la muerte de Miguel Delibes y una anécdota

Se va a cumplir un año de la muerte de Miguel Delibes, un buen escritor y una persona de gran honradez y coherencia.

No creo que sea el mejor escritor del siglo XX en lengua castellana, aunque sin duda sí es de los mejores y a nivel personal, es el que más valoro. Pero en cualquier caso algunos de sus libros están entre los que más han gustado a muchos lectores y eso tiene mucho mérito porque son libros de calidad y para nada recurren a las fórmulas de éxito de los betsellers como las historias y temas escabrosos, con tratamientos truculentos. Uno lee "el Hereje" y desde luego no tiene nada que ver con cualquier libro en el que cobre protagonismo la Inquisición. Por cierto, a quien lea este libro, le recomiendo paciencia en el primer capítulo, en el que aparece vocabulario naútico y por ello es difícil de leer para los que somos de interior, porque el libro va ganando mucho conforme avanza (yo la primera vez lo dejé en el primer capítulo, pero la segunda vez que lo abordé y me propuse tener un poco de paciencia, porque damas y caballeros el gusto también se educa y no sólo se lee lo que más apetece, me encantó el libro).

Uno de los libros de Delibes, "el camino", he podido comprobar que gusta incluso a gente que habitualmente no lee; una persona me dijo una vez que no le gustaba nada leer, pero que ese libro sí le había gustado. Casi cualquier persona que conozca el mundo rural aprecia mucho este libro.

Me encantó "Señora de rojo sobre fondo gris", un libro que emociona al mostrar el Delibes que quedo roto con la muerte de su mujer, Ángeles de Castro en 1974 (el libro es de 1991): es memorable (y significativa del pesimismo de Delibes) su frase "una mujer, que con su sola presencia aligeraba la pesadumbre de vivir". Así mismo me parece muy interesante leer "Diario de un jubilado", la continuación de "Diario de un cazador", en el que a Delibes no le duele prenda dar caña a su personaje, por encarnar un viejo voluptuoso en lugar de llevar la viudez con dignidad como él ;-). No todos los libros de Delibes me parecen destacables "Parábola del náufrago es un experimento literario infumable, en el que cada vez que hay un punto o una coma lo escribe con letras.

En Delibes como persona, es bien conocida su actitud  generosa ante premios literarios como el Planeta que a tantos atrae con su dotación económica: consideraba que los premios estaban para dar a conocer y que pudieran empezar los nuevos escritores y que por lo tanto un escritor consagrado debería apartarse de ellos.

Finalmente, la prometida anécdota sobre el Delibes de gran coherencia. Un año me saqué el bono de la Seminci y estuve en la primera proyección de "los idiotas", de Lars Von Trier. Pues bien, también estaba viendo la película Miguel Delibes, a quien le gustaba mucho el cine, varios de sus libros se han llevado a la gran pantalla  cine y además escribió la adaptación de los diálogos al español de la archiconocida y gran película "Doctor Zhivago" (que por cierto se rodó mayormente en España). Pues bien, mientras que Lars Von Trier es un gran director y ha hecho obras geniales, "los idiotas" no es una de ellas sino una muestra de su otra cara, que es que a veces se le va totalmente la pinza. La película es de dudoso gusto; el que los protagonistas se dediquen a fingir que son deficientes mentales resulta molesto y no falta una escena porno para terminar de descolocarte  (y lo de porno es porno, porno, no escena erótica ni sexo simulado). Pues bien, llegó un momento que Miguel Delibes se debió hartar, se levantó y con toda tranquilidad se salió del cine, la sede de la Seminci, por todo el pasillo central.

A mucha gente le parecerá una pijada, pero a mí no porque la verdad es que durante la película me sentí tentado a hacer lo mismo pero me dió vergüenza. Sin embargo a Delibes, persona archiconocida, referente cultural, que le habrían invitado a lugar de honor y sin duda tenía buenas relaciones con la dirección de la Seminci, en lugar de escudarse en los motivos para evitar dar el cante optó por ser coherente. ¡Ole sus huevos!

1 comentario:

Jose Ángel dijo...

La verdad es que no he leído mucho de Delibes, y me gustaría. Aunque de pequeño leía muchísimo al ir creciendo se me ha ido quitando la costumbre, mas que nada ya que dado que tanto por mis estudios o mi trabajo tengo que leer mucho y eso me hace que en mi tiempo libre quiera desconectar.

No sólo era coherente, si no que sabia llamar las cosas por su nombre y pasaba de disfrazar las cosas para darles "carisma". Seguramente sea la mejor cita que he oido es suya:

"Para ser un gran escritor no hace falta haber vivido en Paris ni leído a los grandes. Cervantes no conoció Francia ni leyó el Quijote antes de escribirlo."